lunes, 1 de febrero de 2010

Ay!

Se me antoja tu boca
regalo de una noche
que me dejó esperanzas
de otro beso que toque
(Francisco Céspedes)




Ay!, que se cansa el alma
y el corazón no puede tirar por los dos.
Ay!, que el corazón quiere correr
y la razón le pone la zancadilla.
Ay!, que el deseo se desboca
y se empeña en ir por libre.
Ay!, qué revolución hay en mí
Ay!, que no la vi venir
Ay!, que estoy así por ti

--- xxx ---

Se me antoja
(Francisco Céspedes)

Se me antoja tu vida
cada vez cuando pase,
se me antoja mirarte
cuando encargas la risa,
y no quiero dejarte
sin mañana en los ojos
con capricho de todo
de todo y lo que falte.

Se me antoja tu boca
regalo de una noche
que me dejó esperanzas
de otro beso que toque.
Las lunas de este sueño
que he inventado contigo,
prefiero ser tu amante
y luego ser tu amigo.

Y voy a darle la risa
que falta a tu voz
y voy a darle a tu vida
una nueva ilusión
y voy a darle toditas,
a tu alma,
las ganas de hallarme
las ganas de hallarme
en una canción.

24 comentarios:

Perséfone dijo...

Estoy harta de que la razón nos ponga la zancadilla al corazón. ¡Maldito Pepito-Grillo!
;)

Mercedes González dijo...

¡Ay, mi niña! ¡Cuánto duele el amor!
"Ay!, que no la vi venir"... Me gusta tu "deseo desbocado".

Un besote

REBELDE dijo...

Tanta paixão e amor por aqui:))Beijo!

TORO SALVAJE dijo...

Que bonito...
:)

Besos.

Gabiprog dijo...

¿Dónde está la balanza de la coherencia y su equilibrio en estos instantes?
Signo de vida...

Mª JOSE dijo...

Cielo,a veces ,la vida es así de dura y por mucho que oigas a tu corazón,miras tu entorno y acabas dando razón a la lógica...duro y doloroso y no sabes como te entiendo.
Millón de besos.MJ

Nacho dijo...

¡Huy, huy, huy...! con el ¡Ay!
Besos, aunque con todos los que te dió MJ estarás refalfiada.

Adolfo Payés dijo...

Perdona mi ausencia, ya me pondré al tanto con tu espacio.

Un abrazo,
saludos fraternos.

Alís dijo...

Perséfone: La razón y el corazón, siempre peleando. Y eso que no pueden vivir uno sin otro. Bienvenida. Vuelve siempre que quieras. Un beso.

Mercedes: Es que el deseo no atiende a razones. Beso grande.

Rebelde: Por aquí siempre hay amor y pasión, aunque no siempre se ve. Si no, estaría muerta. Beijos.

Toro: Gracias. Besos.

Alís dijo...

Gabiprog: No hay equilibrio. Vivir es buscarlo. O no. Besitos.

Mª José: La lógica se impone, pero es bueno dejar soñar al corazón. Se siente vivo. Besotes.

Nacho: Jajajaja. Y no tacañees con los besos, que puedo con todos. Al menos puedo intentarlo. Besos también para ti.

Adolfo: No hay nada que perdonar. Ven siempre que puedas y quieras. Para mí será un placer tu visita. Un fuerte abrazo.

Albino dijo...

Ay! que cosas se te ocurren para versificar.
Ay! que todo sea positivo en tu vida.
Ay! que solo tengas que decir un Ay! de alegria.
Besos galaicos

El Drac dijo...

Lindo tu pema Hay una canción antigua que se llama media hora y dice "no puede ser que tantas ganas de amar puedan calmarse en media hora" Y sí pues, auqnue algunos necesitamos cuatrito veces más. Besos Amiga ¿no puedes quitar la palabra de verificación? hay que marcarla hasta tres veces!!

gris dijo...

se trata de acumular toda la razón posible para -llegado el momento más inesperado- poder perderla.

en.





biquiños

LUCIA-M dijo...

¡Ay, mi niña! ¡Cuánto me gusta.. y la canción ufff
Besos wuapa!

Nela dijo...

Ay,que bonito ese sentir!!! :)
Ni P..caso a la razón es una aguafiestas ;)
Un besazo

Alís dijo...

Ay! Albino, no pierdas esa sorna. Bicos.

El Drac: Y en media hora con suerte… jajaja, y veo que aprovechas para publicitarte (espero que no sea publicidad engañosa). Ya quité la palabra de verificación. Ni sabía que la tenía. Besos.

gris-blanco: buen sistema ése: acumulas mucha razón, así puedes perder más, ganando en intensidad. Me gusta. ¿en? Biquiños

Lucia-M: Gracias, dulce. Sí, la canción… ufff. Pancho Céspedes volverá por aquí. Seguro. Besos.

Nela: Hay momentos que la razón no existe (como si no existiera, vamos). Besazo

MarianGardi dijo...

Ay! Que lucha siempre enfrentadas estas dos, la mente y el corazón, pero siempre vence una.
Un beso, linda entrada Alis

Lala dijo...

El otro día me ci una vuelta por aquí.
No pude decir ni mu, pero que quedé con ganas!
La música es imprescindible para mi, y estoy de acuerdo en que todos tenemos una banda sonora, aquella música que acompañó momentos que creímos o fueron importantes.
He visto más abajo "Alfonsina y el mar". Esa canción la he tocado, la he cantado, me la han cantado, en fin...que forma parte de mi. Eso, por ponerte una coincidencia entre nuestras BS.
Seguro que hay muchas más.
Qué bonita es la música.
Yo no podría vivir sin ella, játetú! :D


Besitos en si bemol


Lala

Eva- La Zarzamora dijo...

Esas revoluciones son las menos dogmáticas y las más necesarias, porque siempre llegan sin pedir permiso, ¡ay!

Besos

De cenizas dijo...

¡Ay cómo duelen las heridas de esa guerra! Alma, corazón y razón, o firman el armisticio... o acaban contigo...


besos

Alís dijo...

Marian: Aunque no siempre gana la mejor. Gracias, Marian. Y besitos.

Lala: Bienvenida y gracias por insistir. Quiero aclararte sí que aunque este blog nació para ser la banda sonora de mi vida, y aunque “Alfonsina y el mar” sí forma parte de ella, otras canciones se van colando sin que tengan especial repercusión en mi vida. Algunas entran, se presentan y exigen su historia o su poema. Otras veces es un texto el que pide una canción determinada aunque yo insista en ponerle otra. Quien manda, manda. Y no soy yo la que lo hace. Besitos.

Eva: Qué gusto volver a verte por aquí. Y me pregunto: ¿habría revoluciones si tuvieran que esperar a que les dieran permiso? Probablemente no. Así que, aunque por sorpresa, bienvenidas sean. Ay! Besos

Alís dijo...

De cenizas: Acabarán conmigo, seguro, porque por ahora no parecen muy dispuestas a buscar la paz. Vieja historia, en todo caso. Besos

Espérame en Siberia dijo...

Si yo te contara lo que se me antoja hacer a estas horas del día. Pero estamos en horario familiar todavía, habrá que esperar, jajaja.

Muá.

Alís dijo...

¿Ves? Eso es lo que pasa cuando el deseo pide una cosa y la razón se impone.
Pero cuenta, cuenta
Besos