jueves, 28 de enero de 2010

Me cansé




Me cansé de ser péndulo,
del vaivén, del sube y baja,
del ir y venir, del ser o no ser,
del ser y no estar y del estar sin ser.

Me cansé de ser péndulo,
de las risas y el llanto,
del querer y no poder,
del no hay mal que cien años dure.

Me cansé de ser péndulo,
del a mal tiempo buena cara,
del aguanta hasta que revientes,
de esperar a que escampe.

Me cansé de ser péndulo,
del hay que seguir luchando,
de confiar en que algo vendrá
que bueno me hará.

Me cansé de ser péndulo,
de mirar al espejo sin verme,
de tratar de usted al reflejo,
de buscarme sin encontrar.

Me cansé de ser péndulo,
del cansancio a cada hora,
de escribir con tanta prisa…
pero Alfonsina me espera.


Me cansé de que vivir canse, quiero bajarme del carro, quiero apearme y descansar. Y aunque estoy acostumbrada a las despedidas, ahora lloro al decir adiós.

--- xxx ---
"Alfonsina y el mar"
(Mercedes Sosa)

Por la blanda arena que lame el mar
tu pequeña huella no vuelve más,
un sendero sólo de pena y silencio llegó
hasta el agua profunda.
Un sendero sólo de penas mudas llegó
hasta la espuma.

Sabe Dios qué angustia te acompañó,
qué dolores viejos calló tu voz,
para recostarte arrullada en el canto de las
caracolas marinas.
La canción que canta en el fondo oscuro
del mar la caracola.

Te vas Alfonsina, con tu soledad.
¿Qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el pecho y te está llamando.
Y te vas hacia allá, como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.

Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral,
y fosforescentes caballos marinos harán
una ronda a tu lado,
y los habitantes del agua van a jugar
pronto a tu lado.
Bájame la lámpara un poco más,
déjame que duerma, nodriza, en paz,
y si llama él no le digas que estoy,
dile que Alfonsina no vuelve.

Y si llama él no le digas nunca que estoy,
di que me he ido.
Te vas Alfonsina, con tu soledad.
¿Qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y te está llamando.
Y te vas hacia allá, como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.

29 comentarios:

Mª JOSE dijo...

No te canses y bájate del péndulo..sé tu misma y vive...besos.MJ

Nacho dijo...

Hay una canción que dice...

"Debo empezar a ser yo misma y saber que soy capaz y que ando por mi pie"


Besos.

LUCIA-M dijo...

Aysss como me gusta esta entrada y que maravilla de foto, texto, en fin,
cuantas cosas se dice aquí que llega al alma.
Besos querida amiga.

De cenizas dijo...

Es que vivir cansa... pero hay cansancios maravillosos... para descansar, dormir. ¡Bastante tiempo tendremos para descansar del todo! ¡No hay prisa!
El caso de Alfonsita fue otro..


besos.

REBELDE dijo...

A vida não espera por ti tens que a viver!Gosto da imagem e das intensas palavras!Beijo.

Gabiprog dijo...

Que el movimiento del péndulo no impida ver el horizonte, conseguir ese equilibrio, el paso adecuado para llegar, para llegar sin sufrir.

Un abrazo.

Una mujer desnuda y en lo oscuro dijo...

Uno se cansa de este halar y ceder, te entiendo, nos pasa igual...

Simplemente hay días en que el cansancio es mayor que la esperanza, lo bueno es que mañana será un día nuevo.

Animo, desde otra alma dolorida por el cansancio.

Silencios dijo...

Alís Mil gracias por tus cálidas y acogedoras palabras.
Si me permites te ayudo a bajar del péndulo y empezamos juntas a divisar el horizonte, quizás sea el momento.

Mil Besos desde mi corazón.
Gracias ...

MarianGardi dijo...

Nunca hay que bajarse del carro, todo lo contrario aferrarse mas a el y vivir y vivir.
Melancólicos versos hoy nos traes
Arriba el animo Alis, que la pobre Alfonsina se fue al agua pensando que era un camino hacia la casa

El Peregrino dijo...

El camino cansa, siempre cansa. Al final de la jornada, las piernas pesan, el alma se resiente. Al día siguiente, sin embargo, hay que seguir caminando.


Siga adelante, no lo dude.


Le dejo mi beso peregrino.

Nela dijo...

Mucho tiempo me acompañó en un blog que tuve,esta frase "No cansarme de estar viva...no abandonarme en la monotonía...vivir intensamente el día a día" hoy me gustaría que la hicieras tuya.
Un besazo y piensa lo hermosos que son los amaneceres,aquí,allí...:)

zayi dijo...

Siempre duele decir adios, pero no decirlo a veces duele más.
Amo esta canción.
Besitos

Alís dijo...

Mª José: Bajarse del péndulo es difícil. Todavía no sé hacerlo. Pero aprovecharé ahora que está yendo hacia el lado bueno… Gracias y besos.

Nacho: Pues esa canción me viene como anillo al dedo. Empezaré a cantar: “debo empezar a ser yo misma…”. Gracias. Besos.

Lucia-M: Son los gritos del alma, amiga, que a veces sólo puede hacer eso. Besos y gracias.

De cenizas: Sí que cansa. A veces, demasiado. Gracias por tus palabras. Parece que sigo. Besos.

Alís dijo...

Rebelde: Eso es lo malo, que la vida no da tregua. Muchas gracias. Beijos.

Gabiprog: Es jodido el péndulo. Lo único bueno que tiene es que igual que va al lado malo, luego vuelve al bueno. Gracias. Besos.

Sara: Sé que me entiendes. Y, como tú dices, un día nuevo llegó. Que dure. Gracias. Un beso.

Silencios: Espero que, como yo, también empieces a divisar el horizonte. Gracias por tomarme la mano. ¿Cómo estáis vosotras? ¿Mejor? Besos de corazón también para ti.

Alís dijo...

Marian: Sí, lo sé, pero hay días en los que sólo sale, como un grito, un “hasta aquí llegué”. Lo bueno es que pasan, al menos por ahora. Gracias y besos.

Peregrino: Usted sabe de caminos, así que acepto su consejo. Gracias por su presencia y sus palabras. Besos.

Nela: Gracias por ese regalo. Tendré presente esa frase el resto de mis días. Un beso enorme.

Zayi: Sí que duele no decir adiós a veces, espero que tenga su recompensa. Maravillosa canción, sí. Gracias y besitos también para ti.

Mercedes González dijo...

"Me cansé de que vivir canse..."

Yo también me cansé de ser péndulo demasiadas veces para tan corta vida, pero ¿qué tendrá ésta para que, a poco que descansemos, deseemos subirnos de nuevo al carro?

En este carro, en que cabemos todos, te deseo y me deseo buen viaje.

Besos

Mercedes González dijo...

Y para la canción de Alfonsina en la voz de a La Negra, no tengo palabras... sólo sentimientos.

Alís dijo...

Mercedes: creo que el secreto es que la vida nos transmite vida a poco que la dejemos colarse en el corazón o en la razón (o en ambos). Que tengamos buen viaje y que podamos contárnoslo. Gracias. Besos

Espérame en Siberia dijo...

Será todo un honor tenerte de visita en mui Blog, darling.

¡Un abrazo inmenso!

Albino dijo...

Yo me cansé de tantas cosas que ya no me queda tiempo para descansar de ellas. Pero Alfonsina que siga esperando, aunque estoy seguro que algun dia estaré con ella, pero no utilizando el mismo camino, sinó el incierto que la vida me depare para salir de ella.
Un beso

Alís dijo...

Espérame en Siberia: Lo haré. Gracias a ti por venir. Besote.

Albino: Eso es lo malo, que no queda tiempo para descansar de las cosas que cansan. A seguir, no más. Un beso.

DIAVOLO dijo...

No se te ocurra decir adiós, por favor.

Si te cansaste de tratar de usted al reflejo, a partir de ahora trátale de tú, de yo... y sonríele siempre: él te devolverá la sonrisa.

Besos.

Mercedes González dijo...

DIAVOLO, me ha gustado mucho tu comentario.

Angus dijo...

Me encanta leerte, me fascina el modo que tienes de contar las cosas.

Alís dijo...

Diávolo: Estoy practicando la sonrisa y parece que funciona. Mi reflejo me la devolvió. Gracias. Besos.

Mercedes: Entre los comentarios de los blogs se encuentran verdaderas joyas. El de Diávolo es una de ellas, por la forma en que se expresa pero, sobre todo, por la intención.

Angus: Bienvenido. Me has inyectado una buena dosis de ánimo. Te agradezco tus palabras. Eres muy generoso. Ven siempre que quieras. Me encantará recibirte. Besos.

J. eMe. dijo...

Tu sonrisa, el alma en cada palabra, el corazón que nos entregas, el cariño que regalas, la cercanía, el apoyo, la amistad, tus certezas, la nobleza... ¿Son suficientes o tengo que seguir enumerando las razones que existen y conoces para levantarse, levantarte, y seguir?


Hoy más que nunca, te dejo mis besos y mi cariño amiga.

Perséfone dijo...

No me gustan las despedidas, ni siquiera que se hablen de ellas. Alfonsina sólo espera el mar.

Me gusta cómo escribes y lo que escribes. Confío seguir leyéndote por mucho tiempo.

Un fuerte abrazo

Espérame en Siberia dijo...

Pero de quien vino no podría ser amenaza, cariño.

Un beso.

Alís dijo...

J.eMe: Hay días que todas esas razones que nombras se nublan, se desvanecen. Afortunadamente, son sólo días. Pero gracias por mencionarlas y gracias por tu apoyo. Bico.

Perséfone: Bienvenida y gracias. También espero verte por aquí por mucho tiempo. Un beso trasnochador.

Espérame en Siberia: Si no era una amenaza, entonces fue una dulce promesa. Espero que cumplida. Besos