sábado, 12 de diciembre de 2009

El acoso del miedo




De repente me entra el miedo. No es un miedo nuevo. Es conocido, recurrente, casi como de la familia. Me conoce bien el muy cabrón.

Pues como decía, de repente llega y me toma. Como ese amante que aparece cuando le da la gana, te posee, te domina hasta tenerte a su antojo y se va cuando quiere, porque no es nada fácil echarlo.

De repente me entra el miedo y me paralizo, me desconozco y desconfío de mí. De si seré capaz. Y voy desechando todas y cada una de las ideas, los propuestas, las tentaciones. (Y mira que me gustan las tentaciones…!).

Todas me parecen inalcanzables, inaccesibles, impenetrables (bles, bles). Les tuerzo la mirada y siempre encuentro en qué fijarla de nuevo, de qué crear otro hermoso sueño que lo será hasta que nos descubra el miedo.

El miedo siempre me ronda, como el perro del Hortelano. No me ama, pero no deja de amarme. Lo que yo quiera poco importa. Se las arregla para estar siempre ahí, como marido celoso, como padre vigilante, como amante posesivo y excluyente.

No sé si denunciarlo por maltrato psicológico. Me lo estoy planteando seriamente. Tendré que hacerlo antes de que me descubra.

--- xxx ---

Se me olvidó que te olvidé
(por Bebo Valdés y Diego, el Cigala)

Yo te recuerdo cariño.
Mucho fuiste para mí.
Siempre te di de mi encanto.
Siempre te llevé mi vida.
Hoy tu nombre se me olvida.

Se me olvidó que te olvidé,
se me olvidó que te dejé
lejos muy lejos de mi vida.

Se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida.

Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te enconré
entre las sombras escondida.

Y la verdad no sé por qué
se me olvidó que te olvidé.
A mí que nada se me olvida.

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Difícil enemigo ese.

Besos.

Girlie dijo...

El miedo, maldito.
Todos sentimos miedo Alís. Y lo único que podemos hacer es aprender a capear la vida con el a nuestra espalda.


Un beso!!

Mona lisa dijo...

Alís me gustó, cómo no,jejej...
Hay un "miedo bueno" y hay un "miedo malo" (como el colesterol):) El miedo bueno nos preavisa de posibles catástrofes y el malo se inventa la catástrofe, que no avisa, que se la inventa y nos paraliza, me incluyo. Si ves que es del segundo tipo, no dudes y denúnciale...

Un beso.

Alís dijo...

Toro salvaje: Sí, difícil enemigo. Pero no invencible (espero). Un beso grande y un gracias desde el corazón.

Girlie: Bueno, sin el miedo no podríamos ser valientes ¿verdad? Un beso.

Mona lisa: ¡Ay el colesterol! jaja Ya empecé a denunciarlo, ahora me falta vencerlo. Beso grande.

J. eMe. dijo...

El Cigala, todo fuerza, todo sentimiento, todo rabia, embrujo y duende.


Miedo... soy un experto.

Besos, mil

Alís dijo...

J.eMe.: El Cigala, tuve la suerte de verlo y escucharlo hace unas semanas y me enamoré.
El miedo... buhhhh, el miedo. ¡Qué cabrón! ¿Verdad?